Don Efraín espera a sus familiares en el asilo de NLD; hace más de 12 años que no sabe de ellos

Este abuelito neoladerense tiene el deseo de poder encontrar a sus hijos, por lo que pidió ayuda para poder localizarlos.

NUEVO LAREDO/Por Maria Jose Carrizales

En el asilo del Sistema DIF Nuevo Laredo, habita un grupo de personas de la tercera edad, por fortuna en el lugar se les ha acogido y dado la mejor calidad de vida que es posible. 

En el lugar los abuelitos disfrutan de los mejores cuidados, pasan por momentos de recreación, actividades divertidas y relajantes, para hacer su estancia más amena, aunque algunas veces el ánimo de los abuelitos es nublado por las circunstancias de la vida. 

Busca a sus cuatro hijos

 Entre los habitantes de este lugar que trae “Vida y Esperanza” hay algunos abuelitos que ya no cuentan con una familia que responda por ellos, sin embargo existen algunos casos en los que los adultos mayores si tienen familia, tal es el caso de Don Efraín Morales Peña, quien a sus 89 años no olvida a sus familiares. 

Según compartió la página oficial de Facebook del asilo de nuestra ciudad fronteriza, Don Efraín tiene el deseo de reencontrarse con sus seres queridos, pues según relata tiene cuatro hijos, de quienes tiene  12 años sin saber de ellos, un hecho que llena de lagrimas las comisuras de sus ojos cada que piensa en ellos. 

“Hay momomentos en los que no puede contener las lágrimas al extrañar a sus cuatro hijos; Elena, Teresa, Sergio y Joel Morales Rocha” Escribió la dependencia. 

Tras diez años como habitante del asilo, Don Efraín pidió al pesonal del lugar que le ayudaran a encontrar a sus hijos, pues uno de sus más grandes deseos es poder volver a abrazar a sus hijos, así como poder platicar y saber como ha sido su vida en el largo tiempo de su ausencia. 

Según las palabras de Don Efraín lo último que supo de sus hijos fue que llegaron con bien a San Antonio, Texas, lugar donde comenzarían una nueva vida, sin embargo desde entonces ya no tuvo noticias nuevas de su descendencia. 

Don Efraín espera que su historia cruce fronteras, muros y una larga distancia, hasta que llegue a manos de sus hijos, a quienes está esperando con los brazos abiertos en las instalaciones del Asilo “Vida y Esperanza”.

Publicaciones relacionadas

Mira también
Cerrar